¿Qué implica la fidelización de los clientes?


La fidelización no es únicamente ofrecer un buen producto adaptado a un segmento determinado de clientes, sino que tiene por objeto conseguir establecer una relación estable de los clientes con la empresa basada en un valor añadido, percibido y valorado por sus clientes.

Fidelidad al punto de venta implica que el establecimiento sugiera unos valores que lleven al comprador a elegirlo en la mayoría de ocasiones, y que sienta la suficiente confianza en el establecimiento para recomendarlo.