Establecer objetivos

Cuando se decide la implantación de un programa de fidelización en un establecimiento, debe realizarse una definición clara de los objetivos que se pretenden conseguir a medio y largo plazo. Así, en general, posibles objetivos que pueden plantearse son:

        • Premiar a clientes fieles.
        • Crear fidelidad entre clientes poco leales.
        • Generación y construcción de tráfico.
        • Aumentar el tamaño de compra medio.
        • Otros objetivos adaptados a la estrategia y situación del establecimiento.

 

Cuando lo que se plantea es un programa de fidelización multiesponsor, es decir, común a los establecimientos de una zona comercial, de los objetivos percibidos por los comerciantes se pueden extraer las siguientes conclusiones.

El beneficio más relacionado con el programa propuesto es incrementar la satisfacción de los clientes del establecimiento, es decir, el premio a los clientes fieles.

Aunque no resulta evidente que vaya a traducirse en un incremento de la facturación, en general se percibe que puede incrementar algo el ticket medio, además del ya mencionado incremento de su satisfacción: la “recompensa a sus clientes buenos”.

Teniendo todo esto en cuenta, los objetivos del programa multiesponsor pueden concretarse en los siguientes aspectos:

  • Retener a los clientes en los establecimientos de la zona comercial.
  • Aportar nuevos beneficios a los clientes de los comercios, incrementando su nivel de satisfacción.
  • Fidelización de los clientes de la zona.
  • Costes compartidos y sinergias entre establecimientos comerciales.

Siendo el objetivo principal el de conseguir la máxima difusión del programa tanto en número de comercios como en clientes adheridos, ya que el éxito del programa dependerá de ello.